Después de 30 años de profesión y de haber regentado tres restaurantes diferentes en la ciudad de Barcelona, Santi Velasco y su familia decidieron abrir en al año 1994 "La Cuina del Guinardó".

La idea fue montar una tienda selecta de buena cocina, vinos, cavas y productos delicatessen con un pequeño comedor para continuar ofreciendo la cocina servida en la mesa como siempre habían hecho.

La tienda está en la planta baja del local y el comedor en el piso de arriba con ocho mesas que funcionan solamente al mediodia.